El juez Ramos Padilla dispuso la rebeldía de Stornelli y pidió actuación al procurador

El juez federal de Dolores, Alejo Ramos Padilla, declaró este miércoles en rebeldía al Carlos Stornelli, después de que el fiscal de la causa de los cuadernos del chofer Centeno no se presentara ayer a declarar en el marco del expediente que investiga una presunta red de espionaje ilegal.

El juez federal de Dolores, Alejo Ramos Padilla, declaró este miércoles en rebeldía al Carlos Stornelli, después de que el fiscal de la causa de los cuadernos del chofer Centeno no se presentara ayer a declarar en el marco del expediente que investiga una presunta red de espionaje ilegal.

En su resolución judicial, el magistrado sostiene que Stornelli fue citado a declarar en cuatro oportunidades seguidas y que en ninguna de ellas se presentó a hacerlo, pese a estar "debidamente notificado".

Ramos Padilla le imputa a Stornelli haber sido parte de una "organización ilícita dedicada a la realización de distintas actividades y operaciones de investigación criminal, inteligencia y espionaje ilegal".

Además, el juez federal de Dolores resolvió "poner en conocimiento del Procurador General de la Nación y solicitarle que arbitre los medios necesarios para que, en el marco de su competencia específica como jefe del Ministerio Público Fiscal de la Nación y titular del ejercicio de superintendencia general sobre todos sus miembros, adopte las medidas necesarias para garantizar la comparecencia del fiscal en este proceso judicial".

"Claro está que si el imputado se pusiera a derecho y se presenta a la audiencia fijada, se habrá de dejar sin efecto la declaración de rebeldía y se habrán de sustanciar y resolver todas sus peticiones y planteos, tal y como hasta el momento venía sucediendo en este proceso judicial", aclaró Ramos Padilla.

En tanto, el abogado de Stornelli, Roberto Ribas, afirmó que van a "intentar rever esta decisión con una apelación", al tiempo que explicó que la declaración en rebeldía implica para Stornelli "no poder acceder a la causa".

"Es una decisión importante para nosotros. No puedo intervenir, ni presentar escritos", señaló.

Y justificó: "No siente que existan garantías. Si él se presenta, a los dos minutos está procesado".

Asimismo, el letrado insistió en que Ramos Padilla no es competente y que la causa debe pasar a la jurisdicción de la Ciudad de Buenos Aires: "Se quiere quedar con la causa por interés".

"No resuelve el planteo de incompetencia, pero no lo hace. Se queda con la causa y se queda con la causa. Nos parece una maniobra inviable para quedarse con la causa, porque lo trae con un contenido político. Puede tener las ideas políticas que quiera, pero no las puede llevar al proceso", concluyó.